NUESTRO NOMBRE: HIJAS DE LA SAGRADA FAMILIA

Llevamos este nombre porque queremos vivir imitando la unión del amor perfecto que vivían Jesús, María y José, reflejo de la unidad divina de la santísima Trinidad, para que se cumpla en nosotros el deseo del hijo: “…para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros”… (Jn 17, 21)

Hace parte además dentro de nuestra misión enseñar a las personas a que vivan con santidad el estado de vida que han escogido a ejemplo de Jesús, María y José mediante nuestra vida de oración, nuestro testimonio y el anuncio del evangelio que hacemos desde nuestra realidad de vida contemplativa. (Constituciones, 5)

No se admiten más comentarios