NUESTRO HÁBITO

El color azul celeste nos recuerda nuestra devoción especial a la Virgen María y que somos ciudadanas del el cielo, esa es nuestra patria y aunque peregrinas en esta tierra debemos llevar siempre con dignidad en nuestra conducta, el soberano título de ser Hijas de Dios.

Hijas-sagrada-familia-quienes-somos-consagración

El color blanco representa dos cosas: el amor que le debemos a la Hostia Santa y blanca  del Padre (la Sagrada Eucaristía) y la pureza con la debemos llevar siempre nuestra alma para recibirla. En efecto, somos adoradoras perpetuas del Santísimo sacramento del altar.

El color café: es un color que se lleva al interior del escapulario, representa el amor a la cruz, amor en el que ha de permanecer la religiosa en correspondencia a quien se ha entregado por ella. Este color, a simple vista no se percibe en nuestro habito, simboliza a la esposa prudente que busca ser oculta al ojo de toda creatura para ser vista solo por Dios, simboliza el amor puro en el que se sufre en silencio como ofrenda agradable a Dios, semejante a la que hace su hijo crucificado y oculto tras los velos del pan Eucarístico.

hijas-sagrada-familia-Medalla-Milagrosa-virgenCon nuestro habito llevamos siempre una cadena con la imagen de la Virgen “la Medalla de la Milagrosa” como símbolo de nuestra Esclavitud Mariana. (Tratado de la Verdadera devoción, 236-242).

Además llevamos siempre en nuestro bolsillo un crucifijo, al que siempre recurrimos para protegernos contra cualquier adversidad, tentación o peligro, al que contemplamos en cualquier momento, recordando que a semejanza suya hemos de morir de amor durante toda nuestra vida.

No se admiten más comentarios